La Profecía

30

Creemos que la profecía vino en los tiempos pasados no por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo, y nos es dada para estudiar y conocer las señales del tiempo, manifestándonos donde estamos viviendo con respecto a la segunda venida de Cristo. (2a Pedro 1:18-21; Romanos 15:4; Mateo 24; Salmos119:105).