El Templo del Espíritu Santo

19

Creemos que nuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo, el cual debemos mantener limpio delante de Dios, absteniéndonos de prácticas y vicios que degradan nuestra persona delante de nuestro Creador. Las drogas narcóticas, tabaco, bebidas alcohólicas, etc. deben ser eliminados de la vida de todo miembro de la IGLESIA DE DIOS. (1a Corintios 3:16-17; 2a Corintios 6:16-18, 7:1; 1a Juan 2:15-17; Santiago 1:14-15; Gálatas 5:19-21; Proverbios 23:21-23, 29-32; Efesios 5:18; 1a Timoteo 3:3).