El Matrimonio y El Divorcio

38

Creemos que el matrimonio es una sagrada institución de Dios, y por lo tanto pertenece a la Iglesia. Que en vista de esto el Pueblo de Dios (Iglesia) solicitará los servicios de uno de los ministros para ejecutar la ceremonia matrimonial religiosa. Creemos que un matrimonio contraído antes de la conversión de cualquier de los cónyuges, es aceptado por la Iglesia, siempre y cuando haya sido realizado por alguna autoridad del Registro Civil. Creemos que después de que existe la conversión y se vive en armonía con la Iglesia, es divorcio no es tolerable, a menos que haya las razones manifestadas por nuestro Señor Jesucristo en Mateo 5:32. En el caso de que se pretenda el divorcio, existiendo las razones bíblicas, éste será investigado propiamente por una comisión designada por el Ministerio para tal efecto, tal comisión será de ministros debidamente requisitados, quienes investigarán entre una y otra parte, y si la comisión determina que es verdad, el divorcio se llevará a cabo conforme lo enseñan las Escrituras; la Iglesia no condenará el casamiento de cualquiera de las partes (Deuteronomio 24:1-2) pero esto nunca será interpretado como que los ministros recomiendan tal divorcio. (Génesis 2:20-24 ; Mateo 19:1-6; Deuteronomio 24:1-2; 1a Corintios 7).